Volver Portada > Resúmenes de leyes > Ley No

Resúmenes de leyes

Breve reseña del contenido de algunas leyes.

Regula la inscripción automática, modifica el Servicio Electoral y moderniza el sistema de votaciones.


La ley establece primeramente la inscripción automática en el Registro Electoral: todos los chilenos y extranjeros que cumplan con los requisitos para votar (es decir, chilenas y chilenos mayores de 17 años que no hayan sido condenados a pena aflictiva y los extranjeros avecindados en Chile por más de cinco años, que además no hayan sido condenados a pena aflictiva) quedarán automáticamente inscritos. También quedarán inscritos quienes hayan obtenido la nacionalidad chilena por gracia y los hijos de padres chilenos avecindados por un año o más en Chile. El Servicio Electoral obtendrá la información necesaria para ello del Servicio de Registro Civil e Identificación, el registro de extranjeros avecindados del Departamento de Extranjería, la Jefatura Nacional de Extranjería y de Policía Internacional. Por ende, ya no será necesario que los nuevos votantes se acerquen a las oficinas del Servicio Electoral para inscribirse. Los ya inscritos con anterioridad mantendrán su condición de tales y no necesitan hacer ningún trámite, salvo que quieran cambiar su domicilio electoral.


Los nuevos inscritos serán automáticamente asignados a las mesas de votación según el domicilio que mantengan registrado en el Registro Civil, y serán notificados de ello mediante correo certificado entre los 180 y 90 días anteriores a la siguiente elección o plebiscito, indicando la circunscripción electoral y la mesa donde le corresponde votar. Además el Servicio Electoral deberá poner a disposición del público en forma permanente (a través de su sitio web y de una línea telefónica) un sistema de consulta donde cada elector podrá verificar si estáinscrito, la circunscripción y comuna donde se encuentra inscrito, su mesa de votación y si está habilitado para votar en la próxima elección.


Otra novedad de la ley es que elimina las sanciones por no presentarse a sufragar y la necesidad de dar excusas si el votante está imposibilitado de ejercer su derecho a voto, lo que en la práctica significa que ir a votar es ahora un acto voluntario.

Sin embargo, ello no significa que no se castiguen conductas que  impidan a los ciudadanos ir a votar si desean hacerlo (por ejemplo, si un votante tiene que trabajar el día de la elección y su empleador no le deja ir a sufragar).


No obstante la voluntariedad del voto, los votantes, tanto nuevos como antiguos, de todas formas pueden salir sorteados para ser vocales de mesa, tarea que mantiene las obligaciones y trámites ya existentes. Los vocales, además, tendrán un bono de 2/3 de UF (aproximadamente $15.000) por su función.


Esta ley entró en vigencia el mismo día de su publicación en el Diario Oficial.


Ver más
Preguntas frecuentes